Puente Romano

Esta población barreña hace las delicias de los amantes del campo, de lo rural y de construcciones ancestrales que han perdurado con el paso de los tiempos y se conservan en nuestros días. Los mejores ejemplos de ello son el puente de un solo ojo, restaurado en el siglo XVIII -que da nombre al pequeño núcleo- y la estación de ferrocarril, ya cerrada, que data de finales del siglo XIX y es paso diario de la línea entre Algeciras y Bobadilla, centenaria y a la vez vital para el desarrollo del Campo de Gibraltar.

La belleza de los campos de Puente Romano invita a caminar sin parar por sus veredas, conocer sus cortijos -interesantes construcciones inspiradas en la tradición andaluza- ver las plantaciones y contemplar el ganado suelto que identifica el comienzo de la popular “Ruta del Toro”, cuya capitalidad pertenece, por méritos propios, a Los Barrios, el municipio más inmerso en el parque natural de “Los Alcornocales”. Puente Romano encierra uno de los paisajes campogibraltareños más bonitos, que invita a volver a todo aquel que lo contempla y que permanece en la retina de aquellos foráneos que, por cualquier circunstancia, tienen que permanecer lejos.